Skip links

Un aplauso para el ciclista, Rosario!

Una de las primeras cosas que aprendí viviendo en Argentina fue la importancia de aplaudir al asador después de servir riquísimos bifes de chorizo. Me encantaría ser vegetariano, pero no estoy seguro que podría vivir sin un buen asado. De todas maneras estoy seguro que un buen asador haría esfuerzos para preparar vegetales a la parrilla. El aplauso al asador es una linda tradición basada en el respeto, la generosidad y el agradecimiento por el que hace el esfuerzo.

Hace unos días estaba andando en mi bicicleta por la nueva bici senda de calle Corrientes, mostrándole la ciudad a otro holandés que visitaba Rosario por primera vez. En un semáforo un conductor de una camioneta nos gritó que ‘le demos la bici senda de vuelta a la intendente!’ -para ser honestos lo dijo de una manera más agresiva-. Mi primera reacción hubiese sido responderle de la misma manera, pero mi amigo Gonzalo de Rosario en Bici que nos acompañaba me calmó. Ser ciclista en Rosario lo hizo inmune a este tipo de cosas.

Sin embargo, este conductor en su enorme camioneta -que tiene a disposición la mayor parte de la calle dedicada a su tipo de vehículo contaminante-, se atrevió a quejarse sobre la minúscula bici senda? Claramente no entiende nada. En ese momento pensé que debería estar feliz con nosotros, de hecho, debería aplaudir a cada ciclista que viera. No lo culpo por no entender que los ciclistas son esenciales para las ciudades exitosas, para estimular la economía local, para tener aire limpio que no nos enferme, para hábitos saludables que combatan la obesidad, para calles seguras con control social, para que los niños tengan espacios para jugar y soñar. La gente habitualmente le tiene miedo al cambio, y a algunos les lleva mas tiempo entenderlo y adaptarse.

Pero si lo culpo por no ser inteligentemente egoísta. Los automovilistas de hecho se benefician con los ciclistas. Cuanta mas gente use la bicicleta mas se estimula el flujo de autos y se reducen los embotellamientos que todos odiamos. Los ciclistas contentos, los conductores contentos y Rosario feliz.

Por supuesto que tenemos que empezar a hablar de nuevo sobre como usamos el espacio público. Aproximadamente el 75% del espacio público es utilizado para calles, y vos mismo podes hacer tus cálculos sobre cuanto espacio de esa calle es utilizado para los autos. No es muy democrático que digamos. El espacio público es algo de mucho valor en una ciudad en expansión como Rosario: simplemente no tenemos lo suficiente. Los autos no sólo utilizan espacio cuando están andando, también lo utilizan mientras están parados. En una calle promedio en el centro de Rosario 10 autos están estacionados y cada auto lleva a 1,4 pasajeros. Osea que estamos destinando 80m2 para 14 personas por hora -o menos aun, ya que muchos autos se estacionan por mas de una hora-, no parece muy justo ni inteligente.

Volviendo al tema de aplaudir al ciclista, escucho seguido a muchas personas insultarlos por no respetar las reglas. Yo paré en el semáforo, muy respetuoso, y aún así me insultaron. Idealmente los ciclistas deberían respetar las reglas, eso está claro. Pero tanto las calles como las reglas han sido pensadas en beneficio de los automovilistas, y entiendo que los ciclistas se alcen para reclamar por sus derechos. Es una batalla de supervivencia, y se enfrentan a personas armadas en unas cajas de aluminio y metal. No es una pelea en igualdad de condiciones.

De todas maneras esto no es una guerra entre automovilistas y ciclistas. Al final somos todos ciudadanos que nos estamos moviendo. Movamos a Rosario adelante, y hagámosla en serio ‘la mejor ciudad para vivir’. Los ciclistas van a jugar un rol vital en esa ciudad que más y más gente quiere. Esas personas valientes y con el poder del pedal están liderando un cambio positivo y sustentable. No sería una mala idea que, literalmente, aplaudamos a los ciclistas que vemos para agradecerles. Y no lo hagas por ellos, hacelo por vos, sé egoísta. O aún mejor, hacelo por Rosario y para crear una mejor ciudad para nuestros chicos.

Source: website El Desafío Foundation

Join the Discussion